La educación es mucho más que adquirir conocimientos académicos. La educación es la clave para la participación en la vida social. Nuestra sociedad no puede, ni se puede permitir dejar atrás a ningún joven. Por lo tanto, el credo de la Fundación SPI es: Todo el mundo necesita un título de educación secundaria, una formación profesional y experiencia en el mundo laboral. Con ese objetivo, la fundación diseña e implementa, en cooperación con diferentes socios, medidas y proyectos adecuados.